Ahorro


Es aquella diferencia entre los ingresos y los gastos de consumo de una persona o una familia, los cuales se destinan a un fondo comun que permitirá solventar un gasto futuro.

Generar conductas de ahorro no es una tarea fácil, pero si se logra materializar nos permitirá disponer de fondos para enfrentar situaciones como cesantía o imprevistos causados por una enfermedad.


Una buena idea para comenzar a elaborar un plan de ahorro es definir metas u objetivos, como por ejemplo: viajar, vacacionar o adquirir un bien de consumo que tenga un costo importante en relación con el ingreso personal o familiar. Cuando fijamos plazos y conductas de ahorro a lo largo del tiempo, será más fácil alcanzar dichas metas y objetivos sin recurrir al endeudamiento.


Desarrollar hábitos:

  • Gastar menos de lo que se gana
  • Planificar y elaborar un presupuesto
  • Comenzar a ahorrar algo cada día, al menos un poco cada mes